Ayuntamiento de Madrid

Las Hijas del Buen Pastor, en Ventas(Mayo, 1940)

Clases elementales a las reclusas, a cargo de las Hijas del Buen Pastor. 30/8/1941. Fondo Santos Yubero. ARCM. Sig, 37716.

En mayo de 1940, la orden religiosa femenina de las Hijas del Buen Pastor entró en Ventas para hacerse cargo de las tareas de administración y vigilancia de la prisión. Las monjas llegaron a encargarse del “gobierno interior, del mantenimiento de la disciplina entre las reclusas, de las clases de enseñanza y de la dirección de los talleres de costura"

 Las Hijas del Buen Pastor llegaron a encargarse de todo “el gobierno interior, del mantenimiento de la disciplina entre las reclusas, de las clases de enseñanza y de la dirección de los talleres”, al lado de las funcionarias de la Sección Auxiliar que habían sido depuradas favorablemente por el nuevo régimen y reintegradas en sus puestos, y otras tantas de nueva hornada que habían accedido al cuerpo de Prisiones como parientes de "víctimas de la barbarie roja", mediante Ley de 25 de agosto.

 

  

Se trataba de una de las quince órdenes religiosas femeninas -Oblatas, Hijas de las Caridad, Adoratrices, Mercedarias...- con un total de 342 hermanas, que hacia finales de año tenían firmados conciertos con la Dirección General de Prisiones para hacerse cargo de las diversos establecimientos femeninos, con la superiora respectiva en funciones de jefe de servicios. Esta práctica, ya comenzada durante la guerra,  con la intención de "intensificar los valores morales que actúan en las prisiones", venía a entroncar con la larga tradición de la presencia de las Hijas de la Caridad en los establecimientos femeninos con funciones de "corrección y moralización", que las reformas republicanas habían venido a truncar por poco tiempo. Una de sus principales herramientas eran los talleres textiles y las clases de "Escuela del Hogar", en colaboración con la Sección Femenina de FET y de las JONS.

Por entonces Ventas, pese a su carácter de prisión provincial –solamente sería prisión central o de cumplimiento de pena en enero de 1941, con la prisión habilitada de Claudio Coello y la Maternal de San Isidro como dependientes suyas- había venido funcionando como un gran almacén de reclusas que, a modo de un gigantesco corazón, estuvo bombeando detenidas y procesadas a los diversos penales de la geografía española: Santander, Saturrarán (Guipúzcoa), Amorebieta, Tarragona, Barcelona, Gerona, Palma, Málaga....

 

Hacia diciembre de 1940, la presencia de las Hijas del Buen Pastor con “sor Serafines” a su frente, la alemana Elena Rücker, se había traducido en una mejor organización de la cárcel pero también en un mayor control represivo de las presas políticas. Ayudaba principalmente a ello que el espacio no estuviera tan congestionado como antes, gracias a los traslados mencionados, con algo más de mil setecientas presas en Ventas y cerca de quinientas en la prisión habilitada de Claudio Coello según el padrón municipal de diciembre de 1940.

Las Hijas del Buen Pastor continuaron desempeñándose en Ventas hasta 1944, cuando la Orden de 11 de mayo modificó la de 30 de agosto de 1938 por la que se dejaba de encomendar a las órdenes religiosas el régimen interno de las cárceles de mujeres, para devolverlo a las funcionarias de Prisiones.

 

Fuentes: Archivo de la Villa de Madrid (AVM). Empadronamiento municipal quinquenal de diciembre de 1940. Distrito Buenavista. Claudio Coello 100. Distrito Congreso-Plaza de toros. Marqués de Mondéjar 6; Memorias del Patronato de Redención de Penas por el  Trabajo (1940-1944). 

 

Las Hijas del Buen Pastor, en Ventas