Ayuntamiento de Madrid

Una nueva generación de presas políticas en Ventas(Mayo, 1962)

Alicia Mur, Luisa Álvarez de Toledo y Lola Canales, en la prisión de Alcalá de Henares, 24/09/1969, poco después del cierre de Ventas en julio de 1969. Cortesía de Lola Canales.

A principios de los sesenta, una nueva generación de presas políticas conoció una cárcel de Ventas muy distinta de la de posguerra, en un edificio deteriorado y ocupado mayoritariamente por presas comunes

A principios de los sesenta, jóvenes detenidas por su participación en manifestaciones por la amnistía de presos políticos que pagaban elevadas multas con meses de cárcel, o estudiantes encausadas por el Tribunal de Orden Público creado en 1963, coincidieron con mujeres más veteranas juzgadas en consejo de guerra durante la última ola represiva del franquismo. Estos fueron los casos de las pintoras Jacinta Gil Roncalés María Francisca Dapena, ingresadas en Ventas en 1962.

Ambas pusieron por escrito su experiencia en Ventas, relatando las deplorables condiciones en que malvivían las presas por delito común: “piculinas” o prostitutas, carteristas, comadronas acusadas de practicar abortos, etc. 

             

Lo mismo hizo la novelista Dolores Medio, quien también en 1962 pasó un mes en “Corea”, la sala de comunes, por su participación en la manifestación femenina celebrada el 15 de mayo en la Puerta del Sol, en solidaridad con las mujeres asturianas de las huelgas mineras. Unas cuarenta mujeres fueron arrestadas en aquella concentración, hasta la fecha la más numerosa de las convocadas de esa clase durante la dictadura. Entre las detenidas figuraron asimismo Carmen López Landa y María Rosa Villa Landa, hija y sobrina, respectivamente, de Matilde Landa.

Algo más jóvenes eran otras encausadas que llegaron a conocer la prisión de Ventas en vísperas de su cierre, en 1968, como la estudiante Lola Canales –que también dejaría escritas sus memorias carcelarias- condenada a cuatro años de prisión; la libertaria Alicia Mur, o Pilar Pérez BenitoEncarnación Formentí, militantes del PCE marxista-leninista, entre otras. Por Ventas pasó también en enero de 1969 la joven estudiante Dolores González Ruiz, militante del Frente de Liberación Popular y compañera de Enrique Ruano, asesinado por la policía por esas mismas fechas.

Lola, Alicia, Pili y Cani, en unión de la revolucionaria vasca Arantza Arruti y de la Duquesa Roja, Luisa Isabel Álvarez de Toledo, encausada por el TOP, retomaron una antigua tradición de las presas políticas de posguerra: conmemoraron el Primero de Mayo de 1962 en el patio adornándose el pelo con un lazo rojo y cantando La Internacional en el patio. La acción fue castigada con aislamiento en celda, a lo que respondieron con una huelga de hambre que duró varios días. Según relató después Lola Canales, la abogada que las atendía, Cristina Almeida, les comentó que desde los años cuarenta no se había vuelto a hacer una huelga de hambre en Ventas.

 

   

Jóvenes obreras pasaron también por Ventas, a modo de represalia por sus actividades sindicales clandestinas, como Natividad Camacho García-Moreno, trabajadora del sector textil madrileño, ampliamente feminizado. Natividad ingresó en Ventas en 1968, detenida y encausada por el TOP, y allí coincidió con Cani y Pili, así como con Pilar Brabo, por entonces destacada activista comunista del movimiento estudiantil.

En 1980 Nati sería elegida secretaria del sindicato provincial del Textil de Comisiones Obreras, cargo que desempeñó hasta 1983,en un sector ampliamente feminizado, donde el 80% de la plantilla estaba compuesto por mujeres. Entre 1985 y 1987 fue secretaria general de la Federación Estatal del Textil-Piel.

 

         

 

Fuentes: DAPENA, María Francisca (1978): ¡Sr. Juez! (soy presa de Franco...). San Sebastián; MEDIO, Dolores (1996): Celda común. Oviedo; GIL RONCALÉS, Jacinta (2007): Vivir en las cárceles de Franco. Testimonio de una presa política. València; CABRERO BLANCO, Claudia (2013); "Las mujeres asturianas y la resistencia antifranquista", en CID LÓPEZ, Rosa María (Coord.): Horas de radio. Sobre mujeres e historia. Oviedo; GINARD I FÉRON, David (2005): Matilde Landa. De la Institución Libre de Enseñanza a las prisiones franquistas. Barcelona, y  "Carmen López Landa, exiliada y militante antifranquista (1931-2006)", en Ebre. Revista Internacional de la Guerra Civil, febrero de 2008, pp. 77-83;  BABIANO MORA, José (2002): "Madrid, primavera de 1962: el débil eco de Asturias", en VEGA GARCÍA, Rubén (Coord.): Las huelgas de 1962 en España y su repercusión internacional: el camino que marcaba Asturias. Gijón, pp. 303-314; CANALES, Lola (2007): Alias Lola. Historia de las últimas presas políticas de la cárcel de Ventas. Madrid; Testimonio de Alicia Mur Sin, en SOLÉ Y BARJAU, Queralt (2004): A les presons de Franco. Barcelona, pp. 215-227; DÍAZ, Pilar (2001): El trabajo de las mujeres en el textil madrileño. Racionalización industrial y experiencias de género. Málaga; Entrevista de Fernando Hernández con Natividad Camacho García-Moreno, Madrid, 11/10/2016.

 

 

Una nueva generación de presas políticas en Ventas