Ayuntamiento de Madrid

Ángeles Ortega García-Madrid (1918-2015)

Nacida en Torrejón de Ardoz, Ángeles se crió en Madrid, ya que a los tres meses de su nacimiento, su padre, ferroviario, pidió traslado y se marchó con la familia a vivir a la capital. Cuando ella contaba trece años, la familia se trasladó al barrio de Pacífico. Por aquellas fechas comenzó a trabajar de sastra en un taller de costura, cobrando una peseta diaria.

Con dieciséis años empezó a colaborar con el Círculo Socialista de su barriada, participando en obras de teatro y vendiendo el periódico Renovación. Lo sucedido con la Revolución de Asturias la hizo interesarse por la política, afiliándose a las Juventudes Socialistas y al PSOE. Con el estallido de la guerra, quedó encargada de la dirección de los talleres de costura que confeccionaban uniformes para la 49 Brigada Mixta, que se había formado en Pacífico. 

En 1938 se presentó como voluntaria para cobradora de tranvías y durante los ocho últimos meses de guerra estuvo trabajando en varias líneas. El desempeño de ese oficio, que ocuparon tantas mujeres en el Madrid de la guerra para sustituir a los hombres movilizados, la perjudicaría durante su posterior procesamiento. 

Entrevista Madrid, 15-5-2007

   

 El padre de Ángeles fue detenido muy tempranamente y pasó cinco años en prisión, sin que llegaran a procesarlo. En la noche del 14 al 15 de mayo, detuvieron a Ángeles con su madre en su domicilio de la calle Juan de Urbieta 18, en Pacífico, en compañía de otros vecinos. Ambas pasaron más de veinte días en la comisaría habilitada en la calle Almagro 36, la misma en la que estuvo Manolita del Arco. Ángeles fue golpeada y presenció torturas: uno de los detenidos se quitó la vida arrojándose por un balcón. 

Ingresada en Ventas, fue destinada a la celda número seis de la galería primera derecha, que venía a funcionar como galería de condenadas a muerte. Con ella, eran aquel momento ocho las ocupantes, y llegarían a ser once. La celda contigua, la siete, la ocupaban dos de las jóvenes que serían fusiladas el 5 de agosto, las Trece Rosas o Menores: Julia Conesa, su compañera en el Metropolitano de Madrid, y Virtudes González, gran amiga de Mari Carmen Cuesta.

Entrevista Madrid, 15-5-2007

En la galería primera derecha, Ángeles fue testigo de una de las primeras sacas de Ventas: la de las hermanas Manuela y Teresa Guerra Basanta, ejecutadas el 24 de junio. Pero la que más la impresionó fue la saca de de Julia y Virtudes. 

Entrevista Madrid, 15-5-2007

Años después seguiría recordando las canciones que entonaban aquellas muchachas, y que tanto contrastaban con lo que ocurriría después.

Entrevista Madrid, 15-5-2007

La otra gran impresión que se llevó Ángeles de Ventas fue la situación de los niños en la cárcel y el sufrimiento de las madres. Frente a ello, recordaba asimismo las actitudes y prácticas de solidaridad, por encima incluso de las ideologías.

Entrevista Madrid, 15-5-2007

Poco después la llamada galería de penadas se reservó únicamente para condenadas a muerte y Ángeles, que todavía estaba sin juzgar, fue destinada con sus compañeras de expediente a la cuarta galería derecha. El 8 de abril de 1940 fue juzgada en el palacio de las Salesas y condenada a doce años de prisión por “auxilio a la rebelión militar”. 

Entrevista Madrid, 15-5-2007

En Ventas permaneció hasta el 14 de mayo de 1940, fecha en que fue trasladada en expedición a la prisión de Tarragona, regida por las monjas Oblatas. Allí estuvo unas dos semanas hasta que pasó a la cárcel barcelonesa de Les Corts, en el verano de aquel año. Ángeles permaneció allí durante unos tres meses hasta que fue destinada a la prisión central de Girona, donde enfermó gravemente de anemia. 

En Gerona estuvo durante ocho meses en la enfermería de tuberculosas. En febrero de 1942 fue excarcelada en aplicación de los decretos de indulto y regresó a Madrid. La salida de la cárcel fue casi peor, pues nadie le daba trabajo por haber estado en la cárcel. Sobre la marcha, cosiendo clandestinamente, aprendió el oficio de pantalonera.

Entrevista Madrid, 15-5-2007

Aficionada desde niña a la literatura, tras la muerte del dictador pudo por fin publicar sus libros de memorias y poemarios: el primero fue Réquiem por la Libertad (1982), con prólogo de Acacia Uceta.

Durante doce años ostentó la secretaría de Cultura de la Asociación de Ex-Presos y Represaliados Políticos, que impulsó la iniciativa del monumento de Miguel Hernández en el Parque del Oeste de Madrid, de Domínguez Uceta (1985). Entre los numerosos premios recibidos, en mayo de 1999 le fue otorgado el premio “Ana Tutor”, por el Partido Socialista de Madrid-PSOE.

Ángeles falleció en Madrid el 8 de noviembre de 2015. 

Extracto del documental "Mujeres republicanas", de Javi Larrauri (2010)

Ángeles Ortega García-Madrid (1918-2015)